Regala obsequios conscientes y con sentido

Regala obsequios conscientes y con sentido

Regala obsequios conscientes y sostenibles

La temporada de festiva de Navidades está a la vuelta de la esquina. Y si le sumamos el Black Friday (25 de noviembre), se vienen días tan abrumadores como estresantes.

Te comentábamos con anterioridad que para contrarrestar este día de gasto desmedido nació el Green Friday, un día para frenar el énfasis de la compra impulsiva y optar por marcas sostenibles, o incluso, a negarse a comprar algo.

Desde BOLSETA seguimos defendiendo las compras éticas y con cabeza, o directamente, la no adquisición si no es necesaria. Pero si está en tus planes regalar algún obsequio, inclínate por alternativas respetuosas con el medioambiente, ecológicas, de segunda mano o por qué no, hechas por ti. Promover un consumo responsable en tu círculo inmediato de familia y amigos, es el inicio de una expansión de conciencia que no puede hacer otra cosa más que seguir creciendo y creciendo a lo ancho y a lo largo de la sociedad.

Te damos algunas pautas a considerar a la hora de hacer un regalo acertado, más sostenible y amable con las personas y el planeta.

Envoltorios de regalos sostenibles BOLSETA

¿Es el regalo deseado?

Cualquier obsequio que alguien no quiera, mal elegido o que no se vaya a utilizar a la larga, se convierte directamente en un desperdicio, dando lugar a una resaca navideña que nos deja con la casa llena de objetos indeseados. Hay varias maneras de salir del paso (dejar claro tus prioridades de antemano, revenderlo en plataformas de segunda mano o donarlo a alguien que sepas que sí le saque partido) pero lo ideal es evitar estas situaciones asegurándote de que sea algo que la destinataria quiera y use, evitando las malas decisiones de comprar por comprar.

Otra opción segura es intercambiar listas de deseos e intentar que el presente por el que te decantes regalar, tenga un carácter tan sostenible y de proximidad como sea posible.

Compra menos pero mejor

Nunca ha habido un concepto tan erróneo como «más es siempre mejor». Gastar sin restricciones en más comida, más bebida, más regalos. Su consecuencia directa más oscura: más exceso, más residuos, más contaminación, más desperdicio de alimentos y de plásticos.

La presión por la compra nos genera de por sí estrés y quizás deudas innecesarias que fácilmente se pueden evitar. Para ello hemos de cambiar de mentalidad entendiendo que la calidad ha de priorizarse ante cualquier escenario.

Apoya siempre a las pequeñas empresas

Cada vez que eliges dónde poner tu dinero, estás ejerciendo un poder de acción enorme. En lugar de dar tu dinero a grandes marcas y cadenas de supermercado, apoya a los pequeños comercios que crean y distribuyen regalos únicos han sido elaborados a mano y con mucho amor.

Estas pequeñas empresas o fabricantes independientes suelen apostar por prácticas más ecológicas y sostenibles, limitando el desperdicio o proporcionando embalajes sin plástico. Así que no solo sabes exactamente quién y dónde se elaboró, sino que también estarás comprando un regalo con intención, pensamiento y significativo comparado con uno genérico y fabricado en serie.

Regalos consumibles

¿Y por qué no obsequiar regalos hechos a manos y de carácter consumible? No hay peros: están hechos con amor, son personales y han sido creados pensando en la destinataria, lo que lo hacen más sinceros, cercanos y reales. Desde comida hasta artesanías: qué mejor que ser tú quien escoja los productos e ingredientes con cariño y sin exceso de plásticos o residuos feos.

Envoltorios de regalos sostenibles BOLSETA

Utiliza envoltorios de regalo ecológicos

Hablamos ya en su momento de ideas para reutilizar los envoltorios y envases de forma creativa, porque creemos que la mejor opción de bajo desperdicio es reutilizar todo aquello que ya tienes por casa.

En el caso de que necesitases comprar algo, interésate por los envoltorios reciclables y decóralos tú misma para aportarles ese toque personal que solo tú puedes darle.

 


Y con todo esto dicho, siéntate a pensar en la necesidad real y no impulsiva que promueve la tendencia de comprar sin sentido. ¿Qué vas a regalar o no regalar este año?

No Comments

Post a Comment