1353
post-template-default,single,single-post,postid-1353,single-format-standard,cookies-not-set,stockholm-core-1.2.1,select-theme-ver-5.2.1,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Salir a comprar sin plástico de usar y tirar

Esta entrada forma parte de la colaboración con otros 20 blogs dentro del marco de la campaña de Julio Sin Plástico. Sigue todas las novedades y actualizaciones en Instagram a través de los hashtags #JulioSinPlástico #PasaDelPlástico⁠.

Compra a granel bolsas reutilizables BOLSETA

A primera vista, salir a comprar y no traer nuevos plásticos de un solo uso a casa puede parecer una auténtica odisea.

Bolsas de plástico, embalajes, etiquetas, plastificados… la cuestión es que es muy necesario dejar de consumirlos debido al enorme desgaste y contaminación ambiental que estamos generando y, que en mayor parte, puede ser evitada si ponemos nuestro granito de arena.

Basada en nuestra experiencia, aquí te dejamos una serie de sencillos consejos para evitar, en medida de lo posible, los plásticos de un solo uso al salir a comprar. Todo lo que necesitarás será un poquito de planificación previa y listos.

Compra sin plástico BOLSETA


1. Prepárate de antemano

Esta es la clave de todo. Con solo unos minutos de previsión y preparación antes de salir, tu próxima parada en el mercado puede ser simple y sin plásticos desechables.

Coge tu cesto o canasto, tu carrito con ruedas, tus bolsas reutilizables, tu bolsa del pan, tus tarros de vidrio, tus manoplas mil usos, tus tuppers (de plástico o cristal) y tu taza/termo para líquidos. En el caso de que no dispongas de algunos de estos objetos, aprovecha lo que ya tengas en casa (como bolsas de plástico, botes vacíos de conservas o tu bolsa de algodón de hace años) porque en eso consiste la idea, en reutilizar y seguir dando vida a lo que ya está producido y ha costado un esfuerzo energético.

Y para esas compras inesperadas de última hora, busca la practicidad y siempre lleva alguno de estos elementos reutilizables en el bolso o mochila, en el coche o en tu lugar de trabajo. Con el tiempo este pequeño rito se convertirá en algo tan natural que apenas te requerirá esfuerzo.

Compra a granel bolsas reutilizables BOLSETA


2. 
Compra a granel

Acudiendo a estas preciosas tiendas donde puedes servirte el producto directamente de sus contenedores o cestas (ya sea fruta, verdura, granos, semillas, especias…), estás practicando también un consumo responsable. Muchas de ellas, por no decir prácticamente en todas, tus , botes de vidrio y tuppers son más que bienvenidos.

¿Qué ganas visitándolas? Reduces embalajes superfluos, no pagas packaging ni etiquetas, apuestas por alimentos de proximidad, ves la calidad del producto sin plásticos de por medio y compras solo aquello que necesitas. Fantástico, ¿verdad?

En cuanto a los tarros o botes de vidrio con un peso más notorio, pregúntale al tendero antes de llenarlos para obtener la tara (puedes escribirla bajo el tarro con un rotulador permanente). La mayoría de las tiendas ya lo tienen en cuenta pero si aparece alguna confusión, se amable y explica lo que necesitas.

Por cierto, ¡no puedes perderte el listado de tiendas a granel en toda España que Patri y Fer de Vivir sin Plástico han creado! También te será de mucha utilidad Go zero, una APP realizada en Barcelona con un completísimo y extenso directorio de tiendas a granel también a nivel español, además de diferentes retos para ir avanzando en tu camino sostenible.

 

3. Compra de cercanía y en pequeños locales

Es bastante revelador cuánto difieren los supermercados principales a la hora de ofrecer artículos sin empaquetar en comparación a los de barrio, promoviendo paralelamente la sostenibilidad y el consumo responsable.

Estos pequeños comercios suelen ofrecer más productos locales y de proximidad, por lo que es un gran punto a favor. Es más, sus propietarios suelen ser más flexibles y están dispuestos a hacer las cosas de manera ligeramente diferente a las cadenas más grandes. Así que el kit que has preparado anteriormente sin duda también tendrá muy buena acogida.

 

4. Elige envases reciclables

Si hay algún producto que necesites adquirir y no puedes evitar el envasado, intenta escoger materiales reciclables o que que puedas darles una segunda (y tercera y cuarta) vida, como el papel, el aluminio o el vidrio.

Si has de comprar sí o sí productos envueltos en plástico, intenta elegir la cantidad más grande para que valga la pena el embalaje.

Compra sin plástico BOLSETA


5. 
Comprende tus necesidades

Observa tu basura. Trata de comprender cuánto plástico de un solo uso estás utilizando y cómo podrías evitarlo en tu próxima compra. Una vez seas plenamente consciente de ello, actúa en consecuencia para ir reduciendo tu huella día a día, semana a semana. Esto te ayudará a continuar de forma firme y segura.

 

6. No tengas miedo de preguntar

Los tenderos o empleados no leen tu mente por lo que será de gran ayuda que expreses qué es lo que necesitas y por qué lo haces.

Pregunta si tienen ese mismo producto sin plástico, de dónde procede, si podrías traer tus envases de recambio para que los puedan rellenar en tu próxima compra… Las personas no son verdaderamente conscientes del poder que tienen.

Quizás temas estar “rompiendo alguna norma” o parecer que “haces algo inusual” pero es tan fácil como explicar que estás tratando de reducir el desperdicio del plástico de un solo uso y, aunque no te lo parezca, muchos se van a mostrar receptivos y curiosos ante esta iniciativa. Quién sabe, a lo mejor empiezan a cuestionarse el asunto, hablan con el jefe o se replantean la forma de ofrecer sus productos.

———

Y después de todo esto, que no es poco, ten en cuenta que lo más importante es no ser demasiado duro contigo mismo/a. Es vital comprender el problema y decidir cómo podemos actuar según nuestras circunstancias.

Tus pequeños logros diarios son grandes pasos que llevan a un consumo más responsable y sensato. Elige una cosa de la lista, domínala y pasa a la siguiente para no sentirte abrumado/a. Porque los actos imperfectos son más realistas que una perfección no ejecutada. Entre todos, podremos lograrlo 🙂

Y ahora te toca a ti: ¿cuál es tu método al salir a comprar? ¿Hay tiendas locales y a granel cerca de ti? ¿Tienen buena acogida tus reutilizables?

Sin comentarios

Envíanos tu comentario