Por un buen uso de las redes sociales

Por un buen uso de las redes sociales

Menos redes sociales, más vida real

Internet nos educa sobre temas que nos importan, nos entretiene, nos conectamos y es el lugar donde hacemos nuevas amistades. Un universo infinito de información que tenemos siempre al alcance de la mano y que podemos consultar a todas horas. El gran pero es que nos dejamos atrapar sin oponer resistencia alguna cuando nos aburrimos o posponemos tareas.

Tenemos bien claro que el problema no está en las redes sociales en sí, sino más bien en el uso que les damos. ¿Te has fijado cuál es la relación con tu dispositivo móvil y tus hábitos en torno a él? ¿Lo coges por la mañana nada más despertarte o es lo último que miras antes de acostarte? Abrir las aplicaciones, deslizar el feed, pasar a la siguiente, y repetir secuencia. Aunque no te lo parezca, es un hábito más que extendido entre todas y no lo vamos a negar, es mentalmente agotador.

Cada vez que publicamos una fotografía, le damos al «me gusta» a una publicación (o lo recibimos), se enciende un disparador de dopamina que nos recompensa y nos da satisfacción y gratificación instantáneas. La cuestión es que esta sensación no dura mucho y perseguiremos más y más, atrapadas en un ciclo sin fin.

Un uso excesivo de internet y el constante acceso a las redes sociales afecta directamente a nuestra salud mental y emocional al estar comparando continuamente nuestras vidas con las de los demás; donde es muy fácil sentirnos abrumadas y que nos estamos perdiendo algo. Incluso una investigación de la Universidad Estatal de Michigan sugiere que las redes sociales no brindan los mismos beneficios que las interacciones humanas de la vida real. Y en algunos casos, la búsqueda de «recompensas sociales» online puede inducir síntomas similares a los trastornos por abuso de sustancias.

¿Qué te parecería reconsiderar tu relación con ellas para que se conviertan en tus aliadas y no en tus verdugas del tiempo?

Limita tu tiempo online

Acortar el tiempo que pasamos en línea nos facilita concentrarnos en ser más intencionales y conscientes cuando sí queremos hacer uso de ellas. Si reducimos la frecuencia con la que revisamos las redes sociales, evitaremos sentirnos abrumadas continuamente.

Selecciona con cariño

Sé más selectiva con las cuentas que quieres seguir. Elige aquellas que sean positivas y alentadoras, que te inspiren, animen o empoderen por su contenido. Tenemos en nuestra mano la opción de eliminar gran parte de ese ruido que nos agota, así que sácale beneficio y escoge cautelosamente cuáles te aportan y suman. Calidad más que cantidad.

Ciao notificaciones

Muchas aplicaciones, de forma predeterminada, tienen activadas las notificaciones. ¿Lo mejor en este caso? Desactivándolas estarás deteniendo las distracciones e interrupciones continuas. Tendemos a revisar las notificaciones tan pronto como suenan o aparecen en nuestra pantalla y esto nos ata al teléfono un poco más, aumentando el tiempo que pasamos conectadas y en las redes sociales. Las redes han de estar de tu lado, no lo contrario. Consúltalas cuando tú decidas y no al revés.

Intencionalidad y propósito

Utiliza las redes sociales de una manera activa y positiva. Asegúrate de verificar las cosas que compartes o retuiteas por tal de ser veraz y no tergiversar hechos o lo que se dice acerca de un tema concreto. Sé amable con otros usuarios, comparte, aprende y conecta de forma intencional y con un propósito sano.

1 Comentario

Escribir un comentario