Pon un poco de minimalismo en tu vida

Pon un poco de minimalismo en tu vida

Hábitos minimalistasFotos de Sara Dorweiller

Y estrenamos el 2022 con un tema al que le teníamos muchas ganas desde hace ya meses: el minimalismo.

Entendemos el minimalismo como una herramienta que aporta agilidad a nuestras vidas a la vez que nos permite liberar tiempo para emplearlo en prioridades reales. ¿De qué manera? Liberando espacio físico al ordenar nuestras pertenencias y espacio mental al reenfocar nuestra atención en las cosas que más nos importan. El objetivo en sí es crear una vida menos estresante, con más felicidad y alegría, a la vez que se cultivan las habilidades personales para lograr esa existencia más intencional.

Se puede introducir gradualmente a un ritmo que se adapte a nosotras y a nuestras necesidades, explorando nuevas pasiones y centrándonos en lo que es importante a través de un estilo de vida menos complicado.

Estos son nuestros consejos para que, si te apetece incluir un poco de minimalismo en tu vida, no suponga un acto traumático pero sí placentero y enriquecedor.

Despeja aquello que no necesites de tu vida

Recicla, dona o elimina una cosa no deseada de tu vida durante todos los días, hasta que lo único que queden sean pertenencias útiles o preciadas. Si puedes deshacerte de más, adelante. Si ves que te resulta algo difícil, concéntrate en aquello que ocupe mucho espacio como muebles, electrodomésticos o aparatos electrónicos. El hecho de deshacerte de estos en primer lugar, provocará un impacto más notable y te alentará a continuar con el resto.

Date tiempo para adaptarte y trabajar con tus pertenencias a un ritmo con el que te sientas cómoda. Te aconsejamos que no tomes decisiones repentinas y sobre todo, abstente de comprar nada nuevo durante esta fase de limpieza.

Abrazar una vida más liviana es un proceso que requiere una transformación paulatina, pero también incide en tu forma de pensar. Esta purga puede llevarte días, semanas o incluso años. No puedes crear una vida simple si estás buscando atajos o apurando el proceso, porque existen algunas cosas a las que nunca querrás renunciar.

Compra menos, elige bien y haz que dure

Una vez que hayas comenzado a despejar tu entorno, adopta como mantra: “compra menos, elige bien y haz que dure».

El minimalismo se trata de comprar solo lo que necesitamos, lo que tiene un propósito o lo que agrega valor. Este mantra se puede aplicar a todo en tu vida, no solo a tus elecciones de vestuario, alimentos, ropa, artículos personales, necesidades del hogar: compra lo mejor que tu presupuesto te permita y concéntrate en productos de buena calidad.

Por otra aparte y para prolongar la vida útil de lo que adquieras, aprende a cuidar tus pertenencias, arréglalas cuando se desgasten y repáralas cuando se estropeen o rompan. Cuando te enfocas en invertir en artículos de calidad te das cuenta de lo importante que es tener en tu vida objetos bien diseñados, funcionales y confiables. También nos enseña a contentarnos con menos y reconocer cuando tenemos «suficiente».

La optimización es clave

A menudo no somos del todo conscientes cuando caemos en ciertas rutinas o hábitos, como tampoco nos planteamos si son o no eficientes, saludables o productivos. El estilo de vida minimalista puede ayudarnos a desarrollar una estructura mediante la creación de sistemas para simplificar la vida, liberar tiempo y fomentar la satisfacción. Al igual que purgar nuestras pertenencias, optimizar la vida se enfoca en crear nuevos hábitos que nos permitan vivir de manera más premeditada y eficiente.

Dedica tiempo a observar tus rutinas y considera si algo podrías cambiar para hacerlos más fáciles o más eficientes. Podría ser tan algo tan simple como crear un plan semanal para ayudar a mantener tu hogar ordenado y despejado, o un método por tal de no tirar ninguno de los alimentos o ingredientes que compremos por tal de evitar el desperdicio comida, o un nuevo sistema para almacenar documentos y archivos importantes, o una mejor rutina matutina, o quizás hacer espacio en tu vida diaria para invertir en proyectos apasionantes.

Los buenos sistemas son los que se vuelven una segunda naturaleza y nos permiten hacer la transición de un día a otro con más facilidad. Por eso es vital que abanderes siempre la sencillez.

 


El minimalismo y la vida sencilla son mucho más que una casa ordenada y pertenencias limitadas. Se trata de crear una vida satisfactoria de intención y propósito, libre de cosas que no necesitas y la abrumación que crea.

Como todo en la vida, no se trata de alcanzar la perfección, y deshacerte de las cosas que amas solo te hará infeliz. Ten en cuenta los objetos (y las personas) que permites en tu espacio; trata de no comparar o dejarte atrapar por la excelencia. Haz lo que funcione para ti por tal de crear una vida que adoras vivir.

¿Quieres compartir con nosotras tu consejillos minimalistas?

1 Comentario

Escribir un comentario