Cuarto de baño con menos plástico + neceser vacacional

Cuarto de baño más sostenible (y con menos plástico) + neceser vacacional

Cuarto de baño más sostenible (y con menos plásticos)

El baño puede llegar a ser otro de los rincones de nuestro hogar más difíciles de reorganizar si te apetece encaminarte hacia un estilo de vida con menos residuos. La cuestión es que, la gran mayoría de los productos que necesitamos, vienen más comúnmente en envases de plástico, que a menudo no se pueden reciclar o reutilizar.

Algunas áreas son relativamente fáciles de simplificar, mientras que otras son algo más farragosas. La forma más inteligente de abordar esto es una de dos: reducir lo que se compra y usar solo lo que necesita o adquirir productos a granel o libres de empaquetados. Es posible que tengas de realizar una búsqueda previa para saber dónde conseguirlos por primera vez. En tus futuras compras, ya irás más ágil, con soltura y sabiduría.

Ten en cuenta algo importante: si al empezar te sientes algo desanimada por lo desalentador que pueda parecer el desafío a la hora de reducir tu impacto y disminuir tu desperdicio, queremos que sepas que cada cambio que hacemos se acumula con el tiempo, que cada cambio de hábito exitoso o cambio ecológico, marca la diferencia. Así que haz lo mejor que puedas siempre que puedas.

Piensa que no necesitamos tanto como nos dicen y con pocas cositas tendremos un baño muy apañado con artículos funcionales y prácticos. Porque, ¿quién quiere verse desbordada con mil y una opciones cuando realmente sabemos que con 5 estamos más que servidas? Y además, de calidad, con poco residuo y veganas.

Aquí te damos unos humildes consejos.

Cuidado de la piel

Es innegable el auge de las pastillas de jabón de todos los olores, colores e ingredientes. Busca aquellos que sean amables con tu piel, tanto la de tu rostro como la de tu cuerpo. De la misma forma aplica cuando escojas productos de cuidado como tónicos, limpiadores (el aceite de coco no tiene por qué funcionar a todo el mundo) o hidratantes. Muchos de ellos vienen en recipientes de vidrio y se pueden reciclar, si se diera el caso que no les otorgas una segunda vida.

En cuanto a los discos desmaquillantes, reemplaza los de un solo uso por los reutilizables, y las esponjas de lufa natural son el sustituto perfecto de las esponjas comunes. Considera también los cepillos para el cuerpo; ambas opciones son excelentes para exfoliar y limpiar la piel.

Y a la hora de escoger una crema solar, inclínate por protectores a base de ingredientes minerales (como óxido de zinc) que no contengan ni nanopartículas ni dióxido de titanio. De esta manera, tanto los corales como tu piel estarán protegidos. Y si además el envase no es de plástico, mejor que mejor.

Cuidado del cabello

Las pastillas de jabón diseñadas para uso del cabello son más y más frecuentes, y se adaptan según el tipo de pelo que tengas. Si te resulta incómodo este formato, puedes rellenar tus envases de champú líquido en tiendas a granel. Incluso hay algunas en que aceptan sus retornos.

Higiene dental

Hay bastantes opciones para el cuidado dental donde se incluyen cepillos de dientes de bambú (asegúrate de que está>hecho con bambú cultivado de manera sostenible y el mango es compostable), polvos dentales en tarros de cristal o pastillas individuales (escoge los que más se adecúen a tus características) e hilo dental biodegradable.

Si utilizas raspador de lengua, hay muy buenas soluciones (baratas y duraderas) hechas de cobre.

Maquillaje

El maquillaje es uno de los mayores desafíos cuando quieres reducir envases. Por suerte, más empresas se pasan al lado vegano y utilizan envoltorios más reciclables (o compostables). Pero si realmente deseas que tu rutina diaria tenga poco desperdicio, puedes dejar de usarlo tan a menudo o reducir al mínimo lo que ya tengas: a medida que se vayan acabando, reemplázalos con alternativas sin tanto desperdicio plástico.

Perfumes y colonias

Cada vez marcas apuestan por estos productos 100 % veganos elaborados a base de ingredientes orgánicos y de origen ético. También, van apareciendo puntos donde estas aguas perfumadas se venden a granel.

Desodorante

No te vamos a engañar: los desodorantes naturales pueden ser impredecibles o escasos en cantidad, y encontrar uno que funcione quizás te lleve algún tiempo entre prueba y prueba. ¿Qué opciones tienes? Desodorante de alumbre, desodorantes a base de productos más naturales o por qué no, siempre puedes hacer el tuyo propio en casa.

Higiene femenina

Los productos de higiene femenina desechables producen una gran cantidad de residuos plásticos y tienen el potencial de ser dañinos para nuestro cuerpo. En el mercado crecen las alternativas a las ya conocidas compresas o tampones desechables, como copas, braguitas menstruales o compresas lavables, en el caso de que la primera no fuera lo más adecuado para ti.

Depilación

No hay mucho secreto: si te apetece depilarte, te depilas y si no, fantástico también. Para todas aquellas que opten por lo primero, las maquinillas eléctricas son duraderas (aunque algo dolorosas) y las cuchillas de acero inoxidable te permitirán solo cambiar las cuchillas (manteniendo el mango) cuando lo necesites.

Papel higiénico

Puedes adquirir rollos de papel higiénico sin el tubo interior, en formato individual y sin el empaquetado de plástico que engloba 6 o 12. Por otra parte, ¿has pensado en instalar un bidé o manguera para el inodoro, que es más higiénico, reduce el uso de papel y te ahorra dinero?

Bastoncillos

En los últimos años han aparecido alternativas reutilizables creadas con silicona, y su uso no solo se centra en el oído si no que su uso es extensible también para el maquillaje.

Neceser viaje sostenible

¿Neceser para viaje?

¿Qué escoger de todo lo sugerido arriba a la hora de hacer el neceser?

Ni más ni menos que solo aquello que vayas a utilizar sí o sí. Ir cargada con decenas de productos por los «y si» hacen que nuestro equipaje sea menos ligero y liviano, y con la certeza que algunos de ellos quedarán arrinconados en el fondo y, tal y como llegaron allá, volverán a casa.

Si transportas tus cosméticos en envases reutilizables y te los vuelves a llevar a casa, te aseguras de no dejar residuos (de los que sean) en el lugar que visites, por si se diera la casualidad que la gestión de éstos fuese nula o deficiente.

Claro está, no te olvides de meter nuestras bolsas reutilizables porque sus usos van más allá de la fruta y la verdura, y van fenomenal para todo tipo de escapadas 😉

 


Y tú, querida persona viajera, cuéntanos, ¿cómo te las apañas mientras estás recorriendo mundo o descansando en tus vacaciones?

Sin comentarios

Escribir un comentario