Pasarse a las bancas éticas

Foto de Christian Dubova

Cuando depositas tu dinero en una cuenta bancaria, digamos que no se queda encerrado en una cajita bajo llave. Los bancos utilizan estos depósitos en sus cuentas corrientes y de ahorro para financiar sus otras actividades bancarias. Esto significa que tu dinero podría estar financiando todo tipo de proyectos con los que no estás para nada de acuerdo.

Las prácticas poco éticas de los bancos son vox populi: están detrás de algunas de las industrias más controvertidas del mundo, desde las armas nucleares hasta la exploración/explotación de nuevos combustibles fósiles.

Muchos de los bancos más importantes están reformando su imagen e incluso algunos han dado pasos en la dirección correcta, pero en las últimas décadas ha habido pocos cambios reales en sus prácticas. Por fortuna, se puede afirmar que cada vez más van surgiendo bancos alternativos que realmente demuestran que sí son éticos, de verdad.

Qué entendemos por banca ética

Diríamos que son aquellos bancos que eligen ir más allá de su función económica y social para ser éticos en ciertos aspectos.

Los bancos más éticos no solo prohíben la financiación de industrias de dudosas prácticas, sino que ayudan a financiar la transición hacia una economía más justa y sostenible. ¿Cómo?

  • Enfatizando la transparencia y la responsabilidad
  • Evitando infracciones éticas graves
  • Teniendo políticas favorables al consumidor como pocas o ninguna tarifa, requisitos de saldo mínimo o cantidades mínimas de depósito, pueden ayudar a ahorrarles dinero
  • Siendo más consciente social y ambientalmente con compromisos con causas sociales o ambientales y no invirtiendo dinero en industrias dañinas como los combustibles fósiles
  • Apostando por las comunidades locales, especialmente en áreas económicas desatendidas

Foto de Lukasz Radziejewski

En España, y aunque no es una práctica muy extendida, sí es posible encontrar este tipo de alternativas donde, además de depositar nuestro dinero, podemos consignar nuestra confianza moral. Estos son las opciones más conocidas a día de hoy:

Triodos Bank 

Nacida en 1980 y originaria de la Fundación Triodos en los Países Bajos, esta entidad financia proyectos de repercusión ambiental y social, y disponen de diferentes planes para particulares según sean sus necesidades.

Fiare 

Es la suma de la Banca Popolare Ética en Italia y Fiare en España, y forman una sociedad cooporativa. Aquí podrás participar en la toma de decisiones y publican de forma online los préstamos concedidos a personas jurídicas. Para particulares, ofrecen banca online con cuentas corrientes, tarjetas y depósitos a plazo fijo.

Caja de Ingenieros

Empezaron siendo una cooperativa de crédito en la comunidad de Cataluña, aunque ya se han extendido a toda España. Para ser cliente, se ha de ser socio y se comprometen a llevar a cabo sus actividades bajo principios éticos, de transparencia y de buen gobierno.

Colonya Caixa Pollença 

Con sede balear, esta caja de ahorros dispone de oficinas tanto en Mallorca, Menorca e Ibiza y utilizan su financiación para fomentar proyectos respetuosos con el medio ambiente. Por su parte, la Fundació Guillem Cifre de Colonya promueve y participa en 3 tipos de áreas de interés general: la social, la cultural y la deportiva.

 

En un mundo en el que nuestras decisiones morales son cada vez más complicadas, la «banca responsable» es una propuesta de solución ética para al menos un aspecto de la vida moderna. Si bien los bancos éticos resuelven algunos de los problemas de los bancos tradicionales, están lejos de ser perfectos.

La inversión ética es muy subjetiva por naturaleza, por lo que lo primero que se debe hacer es tener en cuenta nuestros propios valores morales para decidir luego dónde aparcamos nuestro dinero y asegurarnos de que se destinará a las empresas que sí queremos respaldar.

Si finalmente, encuentras tus motivos y decides cambiar de banco, no te olvides de recalcarles el por qué lo haces: «Me voy porque no apoyo sus prácticas en [motivo personal, como por ejemplo… la industria de los combustibles fósiles]».

 


¿Conocías la existencia de estas alternativas éticas? ¿Hay alguna que no hallamos mencionado y de la que estés orgulloso/a de formar parte? Te leemos 🙂

No Comments

Post a Comment