La historia de BOLSETA, la alternativa a las bosas de un solo uso
613
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-613,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.6,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

LA HISTORIA DE BOLSETA

La estás escribiendo tú

Por qué cada día con nuestros actos hacemos historia, y éste es un proyecto de todas las personas que llevan un pack de BOLSETAS en sus compras diarias colaborando con la solidaridad y sostenibilidad tan necesarias hoy en día para dejar a nuestro Planeta un poco mejor de lo que está actualmente.

Hace relativamente poco, a finales del 2016, harta de tantas bolsas de plástico, me hice unas para pesar las frutas y verduras con un resto de tela de malla que tenía por casa. Yo estaba satisfecha de llegar a casa sin bolsas pero es que además, llegaba encantada ya que a todo el mundo le gustaba y querían mis bolsas. Mi problema entonces era como dar a esas personas la solución que yo tenía para mí, y evitar así muchas más bolsas de un solo uso. Yo no podía coser bolsas para todas.

En abril del 2017, un maravilloso día de Sant Jordi, donde en Barcelona se regalan rosas y libros, mi chico me trajo una rosa, con una tarjeta de la Fundación Portolá. Una fundación que inserta laboralmente a personas con discapacidad intelectual a los cuales les había comprado la rosa, y que además ¡confeccionaban! Guau, podría hacer más bolsas reutilizables y con una labor social detrás. Venga ya tardas me dije!

La primera remesa de BOLSAS REUTILIZABLES salió en septiembre de ese mismo año. Las coloqué en ristras, tal que ristras de tomates o de ajos, y las dejaba en las fruterías para ver quién se quería apuntar a dejar de lado las bolsas de un solo uso. La aceptación fue ESPECTACULAR, había mucha gente con ganas de sumarse al proyecto. Así que me dije, manos a la obra, vamos a ponernos en serio y hacer que lleguen BOLSETAS al mayor número de hogares posibles, pero cumpliendo un requisito básico para mí y para el proyecto, que ayudemos también a la inserción laboral. Y así fue como para ampliar producción, contacté con la Fundación Ared, ya que ellos también trabajan con colectivos en riesgo de exclusión social.

En el primer año habían en circulación 42.900 BOLSETAS, suficientes para dejar de usar en un año 1 MILLÓN de bolsas de un solo uso. Este segundo año 2019 nos hemos propuesto dejar de usar 2 MILLONES, y contamos contigo. Si ya formas parte de esta historia, te doy las gracias de todo corazón, ya que es la suma de todos los esfuerzos individuales lo que nos permiten hacer algo grande. Si todavía no estás, te invito a que te sumes a este proyecto, al que desde ya, lo vamos a llamar: MOVIMIENTO.

Nosotros creamos nuestros propios hábitos y éstos serán los encargados de definir nuestras acciones finales.

Si has llegado hasta aquí, es hora de que me presente. Soy Irene y quiero decirte que los sueños se pueden hacer realidad. Si crees en ellos, los creas y actúas, no hay nada que se te resista.

Así fue como salí de mi zona de confort después de 21 años trabajando en banca, en puestos de dirección, decidida a crear mi sueño: disfrutar trabajando y aportando mi granito de arena a este mundo.

(Si tienes curiosidad de mi formación y trayectoria visita mi Linkedin y algo más personal encontrarás en mi Facebook)

Después de 6 años y rondando los cincuenta, con un compañero de vida admirable y un par de teenagers maravillosos, puedo decirte que lo estoy consiguiendo. Que me he creado mi sueño y se llama BOLSETA. Me permite trabajar disfrutando y poner mi granito de arena para dejar este mundo un poquito mejor.

Y lo mejor, es que BOLSETA se amplía. Cada día somos más personas dispuestas a dejar un huella positiva con nuestras acciones y Sandra (comunicadora y cocinitas vegana), María José (eventos y traducciones) y Bea (reinventándose como muchas), van a echar una mano o dos a BOLSETA desde dentro, para que junto con las mías y las de Jaime (mi admirable @saldina), podemos hacer llegar los packs al mayor número de hogares posibles.

Tenemos mucho trabajo, así que, ¡manos a la obra!

 

“El hombre/mujer que mueve montañas, empieza apartando piedrecitas”.
Confucio 500 a.C.- Bolseta 2019

¿Qué dicen de nosotros?